Ermita de Santa Brígida

Emplazada en la cumbre de un cerro que domina la localidad, magnífico mirador además del valle del Múrtigas en primer término y de un amplio arco de sierras desde el Pico de la Era, entre Linares y Los Marines, pasando por el cerro del Castaño, el Picote, San Cristóbal hasta poniente con Puerto Lucía en la falda de la sierra.

Arquitectónicamente presenta una nave con dos tramos separados por un arco de medio punto rebajado, en su interior se puede apreciar un retablo mayor de estilo churrigueresco, que contiene la imagen de la Santa. La cubierta es a dos aguas y otra cubre el altar mayor. El primer tramo, se construyó en 1846 por los primeros repobladores cristianos, no se sabe si ampliación o reconstrucción de lo existente fue gracias a la devoción de los vecinos. El origen de la edificación es desconocido como el de las ermitas de campo de la zona.

En un principio también estuvo bajo la advocación de San Ginés, patrón de las viñas, pero la pérdida de importancia del sector vinícola y el auge de las huertas decantó la devoción hacia Santa Brígida, patrona de huertas y frutales.

El domingo de Pascua se celebra la fiesta del Huevo y el Bollo. Durante los fines de semana de diciembre se recrea en la ermita y alrededores un Belén Viviente, que año a año aumenta su número de visitantes.