Tosantos

A modo de pequeña pascua, al acercarse noviembre se nota cierta animación, con la llegada de flores en tiendas y quioscos.


Durante una semana se preparan las tumbas y se adorna el cementerio dando los últimos toques el día 1.

La noche llegada, se organiza una procesión con velas desde la Parroquia mientras se va rezando el rosario que se termina en el cementerio, momento que aprovechan los familiares para comprobar que todas las velas de los deudos, encendidas en la mañana, siguen prendidas. Se vuelve a la iglesia rezando la letanía.


Al día siguiente, Día de Difuntos, por la mañana, misa en el Carmen.

Hacia las 4 de la tarde misa en el cementerio con los familiares junto a las tumbas de sus allegados.